Saltear al contenido principal
Recibe en tu correo todas las novedades sobre el sueño Apúntate a la lista

En Recharge Energy , nuestra misión es ayudar a la gente de España (y pronto al resto del mundo) a mejorar su sueño y sus vidas. Para ayudarnos a cumplir este objetivo, decidimos realizar una encuesta sobre el sueño para saber más sobre la salud y los hábitos de sueño de los españoles. Queríamos saber cuánto duermen, a qué hora se suelen irse a la cama, si experimentan despertares nocturnos y otras estadísticas reveladoras que pudieran aportar datos con los que poder ayudarles.

Creamos un cuestionario breve y sencillo y lo publicamos en nuestra web. Los participantes accedieron al cuestionario directamente en nuestra página web o realizando una búsqueda sobre el sueño en Google.

Aunque esperábamos que los encuestados no fueran los mejores durmientes del mundo, nos sorprendió la magnitud de sus problemas de sueño. Por ejemplo, la friolera del 74% (2.349) de los encuestados indicó que dormía menos de 7 horas cada noche. Más impactante aún fue el hecho de que más del 30% (960) declaró dormir menos de 5 horas por noche.

También aprendimos algunas ideas interesantes sobre los hábitos de sueño más comunes y las condiciones que impiden a la gente disfrutar de los beneficios de una buena noche de sueño. En este artículo, hablaremos de los datos más interesantes que recogimos en nuestra encuesta sobre el sueño 2020-2021.

Sobre la encuesta

Como hemos mencionado antes, para esta encuesta en concreto, lo que más nos interesaba era saber más sobre la salud y los hábitos de sueño de las personas que quieren mejorar su sueño.

Lanzamos la encuesta en septiembre de 2020 y continuamos recogiendo datos hasta febrero de 2021. Por lo tanto, los datos sobre el sueño registrados y analizados en esta encuesta son representativos de la salud y los hábitos del sueño durante ese período de tiempo específico.

Recogimos las respuestas de 3.073 encuestados en total. Sin embargo, no todos los encuestados completaron la encuesta: un tercio de los encuestados abandonó la encuesta antes de completar todas las preguntas.

De los que completaron todas las preguntas, el 64% (1.221) se identificaron como mujeres y el 36% (683) como hombres. Las edades se distribuyeron de forma bastante uniforme, con un 19% (357) de menores de 18 años, un 22% (425) de 18 a 29 años, un 24% (460) de 30 a 45 años y un 24% (453) de 46 a 59 años. Además, alrededor del 10% (186) de los encuestados tenía entre 60 y 75 años, y algo más del 1% (25) tenía más de 75 años.

Ahora, sin más preámbulos, echemos un vistazo a los resultados.

El género de los participantes de la encuesta del sueño
Mujeres y hombres que participaron en la encuesta del sueño
Las edades de los participantes de la encuesta del sueño
Las edades de los participantes de la encuesta del sueño

Salud del sueño

La primera pregunta importante que nos interesaba tenía que ver con la salud del sueño de nuestros encuestados. ¿Qué grado de privación de sueño tenían en el momento de realizar la encuesta? En concreto, queríamos saber la duración del sueño, la calidad del sueño y la latencia del sueño, es decir, cuánto tardaban en dormirse de media.

Duración del sueño

Uno de los resultados más sorprendentes de nuestra encuesta fue lo poco que dormían los encuestados cada noche.

Nada más y nada menos que el 74% (2.349) de los encuestados indicó que dormía menos de 7 horas cada noche. Esto significa que el 74% de los encuestados sufría al menos una ligera privación de sueño en el momento de la encuesta.

De esos 2.349, alrededor del 30% (693) sufría una privación moderada del sueño, con entre 6 y 7 horas de sueño cada noche, y un asombroso 70% (1.656) sufría una privación grave del sueño, con menos de 6 horas de sueño cada noche. En cuanto a la muestra completa de la encuesta, alrededor del 52% (1.696) de los encuestados sufría una privación grave del sueño en el momento de la encuesta. En Recharge Energy, estos resultados nos preocupan bastante. La falta de sueño tiene consecuencias fatales.

¿Cuántas horas duermen los participantes de la encuesta?
Horas de sueño que duermen los españoles
Privación de sueño de los participantes
Privación de sueño de los españoles

Calidad de sueño

Además de saber cuánto duermen los encuestados, queríamos saber más sobre su calidad de sueño. Para averiguarlo, les preguntamos si solían despertarse en mitad de la noche.

La pregunta y las respuestas eran las siguientes

¿Te despiertas durante la noche?

  1. No, siempre suelo dormir de un tirón
  2. Me despierto alguna vez a la semana pero me duermo rápido y me siento descansado al despertar
  3. Sí, me suelo despertar una o dos veces casi todas las noches pero me duermo rápidamente, aunque me levanto algo cansado
  4. Me despierto algunas veces a la semana y me cuesta volver a dormirme
  5. Me despierto casi todas las noches y me cuesta volver a dormirme, me levanto cansado

Como puede ver, las respuestas están alineadas para representar la calidad de sueño más saludable (respuesta A) a la calidad de sueño menos saludable (respuesta E).

No esperábamos una mayoría abrumadora de respuestas A, sino más bien una curva en forma de campana con la mayoría de los encuestados respondiendo B, C y D.

Sin embargo, descubrimos que el mayor porcentaje de encuestados (38% – 1.125) respondió E: que se despierta casi todas las noches y tiene problemas para volver a dormirse. Incluso las personas que intentan activamente mejorar su sueño necesitan más ayuda de la que pensábamos.

Despertares nocturnos que sufren los participantes
Grafico de los despertares nocturnos de los españoles

Latencia del sueño

Para determinar aún más la salud del sueño de los encuestados, también queríamos saber cuánto tiempo solían tardar en dormirse. Como norma general, se debería tardar entre 10 y 15 minutos en dormirse de media. Si se tarda más de 15 minutos en conciliar el sueño, es un buen indicio de que hay uno o varios factores que lo impiden. Si se tarda menos de 10 minutos en conciliar el sueño, suele ser un indicio de falta de sueño.

Dado que muchos de nuestros encuestados sufren privación de sueño pero también buscan formas de mejorar su sueño, esperábamos que muchos respondieran que tardaban más de 15 minutos en dormirse. Lo que no esperábamos es que el mayor porcentaje de encuestados respondiera que suele tardar más de 60 minutos en dormirse.

¿Cuánto tardan en quedarse dormidos?
Grafico de la latencia de sueño de los españoles

Conclusiones sobre la salud del sueño

Basándonos en todos los resultados anteriores, llegamos a las siguientes conclusiones sobre la salud del sueño de nuestros encuestados en el momento de realizar la encuesta:

  1. Más del 50% (1.696) sufría una privación de sueño peligrosa y probablemente tenía repercusiones inmediatas en su salud, y otro 22% (693) sufría una privación de sueño moderada.
  2. Más del 50% (1.554) de los encuestados se despertaban cada noche y tenían problemas para volver a dormirse.
  3. Casi el 30% (877) de los encuestados declaró que necesitaba al menos una hora para dormirse. Esto es un buen indicio de que uno o varios factores les estaba impidiendo dormir en el momento de realizar la encuesta.

Hábitos de sueño

Además de conocer la salud general del sueño de nuestros encuestados, queríamos saber un poco más sobre sus hábitos de sueño. ¿Suelen intentar irse a dormir a una hora razonable o se quedan despiertos hasta altas horas de la madrugada? ¿Suelen seguir un horario de sueño consistente, o su horario es más desordenado? ¿Participan en algún hábito nocturno que pueda estar afectando a su capacidad para dormir?

Todas estas preguntas nos ayudan a conocer los factores que podrían impedirles dormir bien.

Hora de acostarse

En primer lugar, preguntamos a qué hora se suelen ir a dormir. Teniendo en cuenta que la mayoría de los encuestados declararon tener una mala calidad de sueño y una corta duración del mismo, esperábamos ver que muchos de ellos se acostaban bastante tarde por la noche, después de medianoche. Pero los resultados no fueron así.

En realidad, hay más personas que dicen irse a la cama temprano (antes de medianoche) que tarde (después de medianoche). Alrededor del 57% (1.740) declaran que se acuestan regularmente antes de las 12 de la noche. Alrededor del 31% (957) declara irse a dormir después de medianoche. El 12% restante duerme durante el día o tiene un horario de sueño muy incoherente.

¿A qué hora se van a la cama?
A qué hora se van a la cama los españoles

Así que las respuestas a la pregunta sobre la hora de acostarse no parecen escandalosamente malas o preocupantes, pero las respuestas a nuestra siguiente pregunta sí.

Consistencia del sueño

Irónicamente, en la pregunta sobre la hora de acostarse, sólo el 8% (242) de los encuestados dijo que su horario de sueño era demasiado irregular como para elegir una hora media en la que se van a la cama; sin embargo, cuando preguntamos por los horarios y la consistencia del sueño, mucho más del 8% de los participantes dijo dormir de forma bastante irregular, especialmente los fines de semana.

En esta pregunta, más del 24% (591) declaró tener un horario de sueño muy cambiante, incluso durante la semana. Alrededor del 33% (809) admitió que su horario de sueño variaba bastante durante el fin de semana, y sólo el 22% (533) declaró tener un horario de sueño constante, incluso los fines de semana. El resto tenía un horario nocturno o decidió no contestar.

¿Son regulares sus horarios de sueño?
¿Te acuestas y te levantas siempre a la misma hora?

Teniendo en cuenta la privación de sueño y la mala calidad del sueño de los encuestados, estas respuestas eran de esperar. Un horario de sueño inadecuado puede causar estragos en los ciclos de sueño y en la calidad del mismo. También puede ser la razón principal por la que muchos encuestados tardan más de una hora en dormirse.  Los ritmos circadianos no pueden ajustarse suficientemente rápido a los trasnochados fines de semanas y los posteriores madrugones de los días entre semana.

Malos hábitos de sueño

El siguiente paso era conocer los hábitos concretos que pueden impedir una buena noche de sueño. Así que enumeramos todos los malos hábitos de sueño que se nos ocurrieron en una sola pregunta y pedimos a los encuestados que marcaran todos los hábitos que realizaban y que podrían estar afectando a su calidad de sueño.

La preguntas realizadas y las respuestas obtenidas son las siguientes:

Selecciona todos las actividades o hábitos que realices normalmente:

  1. Bebo café después de las 16 horas
  2. Bebo alcohol por la noche
  3. Fumo en las últimas horas antes de acostarme
  4. Veo la televisión o utilizo la tecnología durante varias horas durante la noche
  5. Practico ejercicio moderado en las últimas horas de la tarde (menos de 3-4 horas antes de acostarme)
  6. Mi habitación no está totalmente oscura
  7. Mi cena suele ser contundente
  8. Ceno tarde (hay menos de dos horas de tiempo entre la cena y la hora de irse a la cama)
  9. Suelo tomar dulces (postres), refrescos o precocinados en la cena
  10. Paso calor en la cama / mi habitación es calurosa

Todo lo anterior son malos hábitos que afectan negativamente al sueño. La cafeína puede perturbar el sueño profundo. El alcohol perturba el sueño REM. La nicotina puede prolongar el tiempo necesario para conciliar el sueño. La luz azul de las pantallas de televisión y los teléfonos móviles puede impedir la producción de melatonina, y la lista es interminable. ¿Puedes adivinar cuál es el mal hábito que más se repite? Echa un vistazo:

¿Cuáles son los malos hábitos de sueño más comunes?
Los malos hábitos que producen insomnio

Una abrumadora mayoría de los encuestados pasa las últimas horas del día frente a las pantallas. Esto significa que las gafas anti luz azul podrían ser la solución adecuada para el sueño de muchos encuestados.

Acontecimientos desafortunados

Aunque muchos de los factores que afectan al sueño (al igual que pasa con los hábitos mencionados anteriormente) se pueden prevenir, también hay una gran cantidad de hábitos, circunstancias y situaciones que son más difíciles de prevenir o tratar.

Algunos ejemplos son el calor o el ruido excesivos por la noche, los trastornos del sueño y la ansiedad excesiva. Queríamos saber cuántos encuestados experimentan estas condiciones. Así que les preguntamos.

Una vez más, no estábamos seguros de qué esperar. Sin embargo, los resultados volvieron a sorprendernos. Alrededor del 57% (1.658) declararon que sufrían estrés, ansiedad o preocupación en el momento de la encuesta. Esta cifra es bastante alta, pero, hay que tener en cuenta que la encuesta se realizó en medio de una pandemia mundial.

¿Cómo es el nivel de estrés de los encuestados?
Datos del estrés y el sueño de los españoles

El estrés puede hacer mella en el sueño. Sin duda, puede ser la respuesta a por qué tantos encuestados afirmaron necesitar más de una hora para conciliar el sueño. También ayuda a explicar por qué tantos encuestados declararon despertarse con frecuencia. El estrés puede afectar tanto a la latencia como a la calidad del sueño.

Afortunadamente, existen muchas soluciones naturales para el sueño que ayudan a las personas que luchan contra el estrés y la ansiedad. Algunas de las favoritas son los tés e infusiones de hierbas, los aceites esenciales y los suplementos naturales para dormir.

Conclusiones sobre los hábitos de sueño

Basándonos en todos los resultados anteriores, llegamos a las siguientes conclusiones sobre los hábitos de sueño de nuestros encuestados en el momento de realizar la encuesta:

  1. La mayoría se acuesta generalmente a una hora razonable durante la semana, pero cambia sus horarios de sueño los fines de semana. Esta podría ser la razón por la que muchos encuestados tardan tanto en dormirse. Sus ritmos circadianos no pueden seguir el ritmo del cambio constante.
  2. Una abrumadora mayoría de los encuestados pasa tiempo frente a las pantallas en las últimas horas antes de acostarse. Las gafas anti-luz azul podrían ser la solución perfecta para muchos encuestados.
  3. La mayoría de los encuestados sufre ansiedad y estrés. Aunque no se ha investigado en esta encuesta, es probable que esta cifra sea especialmente alta como consecuencia de la actual pandemia de coronavirus. Para estos encuestados, recomendamos soluciones naturales para dormir, como infusiones de hierbas, aceites esenciales y suplementos para dormir que alivian la ansiedad.

Buscando ayuda

La última cuestión importante que nos interesaba era saber si nuestros encuestados ya intentaban mejorar su sueño y, en caso afirmativo, qué métodos utilizaban para mejorarlo. Para llegar al fondo de la cuestión, hicimos una serie de preguntas.

En primer lugar, preguntamos por los tratamientos naturales como los suplementos para el sueño, los aceites esenciales y las infusiones de hierbas. A continuación, preguntamos por los productos para dormir, como las gafas anti luz, los antifaces, los tapones para los oídos y las máquinas de ruido blanco.

Por último, entramos en el tema del autodiagnóstico y los tratamientos médicos. Queríamos saber cuántos participantes pensaban que podían tener un trastorno del sueño, cuántos buscaban ayuda profesional para resolver este problema y cuántos tomaban pastillas contra la ansiedad con receta para tratar sus problemas de sueño. Descubrimos algunos resultados sorprendentes.

Soluciones Naturales para el Sueño

Cuando preguntamos por el uso de tratamientos naturales como suplementos para el sueño, aceites esenciales e infusiones de hierbas, no sabíamos qué esperar.

Nos sorprendió gratamente que muchos encuestados ya habían probado algunas soluciones naturales para el sueño. También nos sorprendió que muchos de los que nunca las habían probado estuvieran dispuestos a hacerlo (alrededor del 24% – 652).

En nuestra encuesta, el 30% (805) respondió que había probado los suplementos naturales para el sueño, y el mismo porcentaje (30% – 815) respondió que había probado las infusiones de hierbas. Los aceites esenciales fueron mucho menos populares, ya que sólo el 4,2% (113) de los encuestados los había probado.

¿Cuántos participantes han probado soluciones naturales para mejorar su sueño?
¿Toman los españoles productos naturales para dormir?

Hay mucha gente que está dispuesta a probar y, sin embargo, hay mucha gente que aún no lo ha hecho. Si estás interesado en probar los suplementos naturales para el sueño, las infusiones de hierbas o los aceites esenciales para mejorar su sueño, consulta nuestras guías completas sobre el sueño:

Con productos para el sueño

Mientras que los remedios naturales para el sueño son excelentes soluciones para la ansiedad u otros problemas de sueño imprecisos, intangibles o indescriptibles, los productos para el sueño suelen estar dirigidos a problemas para dormir más específicos y obvios como la contaminación acústica, la contaminación lumínica o la exposición a la luz azul. A pesar de ser bastante sencillos, los productos para el sueño resultan muy eficaces.

En nuestra encuesta, preguntamos por el uso de:

  • antifaces para dormir
  • tapones para los oídos para bloquear el ruido
  • máquinas de ruido blanco
  • auriculares diseñados para dormir
  • gafas que bloquean la luz azul
  • dispositivos para medir mi sueño

Para nuestra sorpresa, muy pocos encuestados declararon haber aprovechado estas soluciones sencillas, pero eficaces. Lo más sorprendente es que muy pocos encuestados utilizan gafas anti luz azul, sobre todo teniendo en cuenta que muchos ven la televisión en las últimas horas antes de acostarse. Las gafas anti luz azul son una solución sencilla y eficaz que muchos encuestados deberían probar.

¿Cuántos participantes han probado productos para dormir?
Consumo de productos naturales para el sueño

Autodiagnóstico

Todos sabemos que autodiagnosticarse puede ser bastante peligroso, sobre todo si se intenta tratar la afección con medicamentos que necesitan receta y que solo deberían tomar los pacientes diagnosticados clínicamente. Así que, para obtener respuestas sinceras, no preguntamos sobre el autodiagnóstico específicamente. Más bien, preguntamos sobre los trastornos del sueño y si alguien sospechaba que podía tener uno.

Los resultados revelaron que el 13% (362) de los participantes en nuestro estudio estaban realmente diagnosticados con un trastorno del sueño y que un enorme 35% (983) sospechaba que podría tener uno. Naturalmente, teníamos curiosidad por saber cuántos participantes habían acudido a un médico en relación con su enfermedad y qué tipo de médicos podrían haber diagnosticado trastornos del sueño a estos 983 participantes.

¿A cuántos participantes se les ha diagnosticado un trastorno del sueño?
Trastornos de sueño diagnosticados de los españoles

Ayuda profesional

Una vez más, nos sorprendieron los resultados. Sólo el 4% (89) de los participantes en nuestro estudio había acudido a un especialista del sueño. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Quién diagnosticó los trastornos del sueño al resto de estos 362 participantes? ¿Y qué tipo de tratamiento se les administró?

Descubrimos que el 17% (404) de los encuestados había buscado ayuda con su médico de cabecera, lo que significa (con toda probabilidad) que muchos encuestados fueron diagnosticados por sus médicos de cabecera.

También descubrimos que un porcentaje similar de participantes, el 16% (437), declararon tomar medicamentos para la ansiedad que les ayudaban a dormir. ¿Es una mera coincidencia que el mismo porcentaje de participantes que pidieron ayuda a un médico de cabecera estén tomando medicación para la ansiedad para mejorar su sueño? No lo creemos.

El uso de medicación para la ansiedad no tiene por qué ser malo. Para muchas personas con trastornos de ansiedad reales, puede ser una gran solución. Sin embargo, hay cierto tipo de medicamentos para tratar la ansiedad, la depresión o el insomnio que, según los últimos estudios, pueden interferir en el sueño. [1] Por ello, lo más recomendable es que sea un experto en del sueño el que determine la medicación, la dosis y la duración del tratamiento más adecuada para tratar cada tipo de trastorno.

Si sospecha que puede tener un trastorno del sueño, la mejor solución es buscar el asesoramiento de un especialista del sueño cualificado. Es la única manera de garantizar que recibirá la ayuda que necesita para mejorar su sueño.

Conclusiones sobre la búsqueda de ayuda

Basándonos en todos los resultados anteriores, llegamos a las siguientes conclusiones:

  1. Nos sorprendió gratamente que muchos encuestados ya habían probado algunas soluciones naturales para el sueño. También nos llamó la atención que muchos de los que nunca las habían probado estuvieran dispuestos a hacerlo (alrededor del 24% – 652).
  2. Nos sorprendió, esta vez para mal, el escaso número de encuestados (0,8% – 20 encuestados) que declararon utilizar gafas contra la luz azul, especialmente si tenemos en cuenta que muchos declararon ver la televisión en las últimas horas antes de acostarse.
  3. Alrededor del 61% (1.462) de los participantes declararon que nunca habían buscado ayuda para mejorar su sueño. Teniendo en cuenta la gravedad de la privación del sueño que se ha señalado en esta encuesta, creemos que muchos más encuestados deberían buscar ayuda profesional.
  4. Aproximadamente el 13% (362) de los participantes en nuestro estudio fueron diagnosticados de un trastorno del sueño, pero sólo el 4% (89) había acudido a un especialista del sueño. Esto significa que, con toda probabilidad, muchos participantes han sido diagnosticados por sus médicos de cabecera.
  5. También descubrimos que el 16% (437) de los participantes declararon tomar medicación contra la ansiedad para ayudarles a dormir, lo que se aproxima mucho al porcentaje de participantes que pidieron ayuda a sus médicos de cabecera. Basándonos en estos resultados, creemos que es posible que muchos médicos de familia prescriban medicación para la ansiedad para ayudar a sus pacientes a dormir. Aunque la medicación para la ansiedad es definitivamente útil para tratar los trastornos de ansiedad diagnosticados, los estudios han demostrado que algunos de estos medicamentos pueden interferir con el sueño. [1] Por eso, lo más recomendable es que sea un experto del sueño el que determine el mejor tratamiento para tratar el insomnio por ansiedad.

Debate

Cuando realizamos esta encuesta, queríamos saber más sobre la salud y los hábitos de sueño de los españoles. Esperábamos que muchos de los encuestados estuvieran privados de sueño y que muchos informaran de que tenían problemas para conciliar el sueño y permanecer dormidos durante la noche. Lo que no esperábamos era el alcance y la gravedad de la privación del sueño que hemos encontrado.

Más del 70% de los encuestados sufría privación de sueño en el momento de la encuesta y el 30% sufría privación de sueño severa, es decir, dormía regularmente menos de 5 horas cada noche. Asimismo, casi un tercio de los encuestados tardaba más de una hora en dormirse cada noche y casi el 80% experimentaba frecuentes despertares nocturnos. Todos ellos son claros indicios de una grave privación del sueño y de una calidad de sueño muy pobre.

Dado el alcance y la gravedad de la privación del sueño descubierto en esta encuesta, también habríamos esperado que un mayor número de participantes hubiera buscado ayuda profesional para solucionar su problema. Mientras que el 17% declaró haber hablado de su problema con su médico de cabecera, sólo el 4% había acudido a un especialista del sueño. Esto también nos sorprende porque esperaríamos que los médicos de cabecera remitieran a sus pacientes a los especialistas del sueño para ser diagnosticados y tratados adecuadamente.

Es posible que la mayoría de los enfermos desconozcan las graves consecuencias que tiene la privación de sueño para su salud y la importancia de que su problema sea tratado por un especialista.

Así mismo, puede que los médicos de cabecera no tengan todas las herramientas de diagnóstico necesarias o el suficiente conocimiento para aplicar los tratamientos más innovadores o eficaces, o no estén totalmente actualizados según los últimos estudios sobre el sueño.

Por ello, creemos que dado el impacto que puede tener el sueño en la salud, debería ser un especialista del sueño, el responsable de atender y tratar a la mayoría de los pacientes que sufren insomnio.

Durmiendo bien

Las consecuencias de la falta de sueño

La privación del sueño es una afección con graves consecuencias para la mente, el cuerpo y el espíritu; tan graves, de hecho, que se ha relacionado directamente con algunas de las enfermedades más mortales y devastadoras del mundo: cáncer, enfermedades cardíacas, enfermedad de Alzheimer, obesidad y diabetes.

Investigaciones recientes también indican que la privación del sueño mientras se conduce es tan peligrosa como conducir ebrio y que la privación del sueño es probablemente la causa de muchos accidentes laborales. También se ha relacionado con algunos de los accidentes laborales más catastróficos de todos los tiempos, como los accidentes nucleares de Three-mile island y Chernobyl y el accidente del transbordador espacial Challenger de 1986.

Además de tener consecuencias fatales, la privación del sueño también disminuye considerablemente la calidad de vida. Se ha relacionado estrechamente con la depresión, la ansiedad, la agresividad y la irritabilidad, entre otras cosas. Por desgracia, también se ha relacionado con un mayor riesgo de suicidio.

La privación del sueño tiene consecuencias brutales e incluso mortales y debe tomarse muy en serio.

Cómo puede ayudar Recharge Energy

Recharge Energy tiene la misión de ayudar a los españoles (y pronto al resto del mundo) a mejorar su sueño y su vida.

Para ello, ofrecemos una amplia variedad de contenido relacionado con la ciencia del sueño, los problemas del sueño y las soluciones probadas para dormir, como los suplementos naturales, los aceites esenciales, las máquinas de ruido blanco y mucho más.

En Recharge Energy puedes descubrir información interesante sobre cómo dormimos o qué impacto tiene el sueño en la salud y también encontrar las soluciones más sencillas, naturales y efectivas para mejorar tu sueño según la última evidencia científica.

Si tienes un problema de insomnio, no solo te invitamos a visitar nuestra web para conocer más sobre el sueño, sino que te recomendamos encarecidamente que acudas a un especialista. Un experto del sueño es la persona mejor puede ayudarte a volver a tener un sueño saludable y por tanto, mejorar tu salud y  tu calidad de vida.

Cuándo acudir a un especialista del sueño

La falta de sueño es una enfermedad grave. Si sospechas que puedes estar sufriendo un trastorno del sueño como la apnea del sueño, el síndrome de las piernas inquietas o la narcolepsia, es buena idea acudir a un especialista del sueño para que le diagnostique y trate adecuadamente.

Del mismo modo, si has probado soluciones naturales para el sueño, como suplementos, aceites esenciales, infusiones de hierbas y otros, pero no pareces poder mejorar tu sueño por ti mismo, también se recomienda consultar a un especialista del sueño y realizar algunas pruebas. Es posible que alguna condición subyacente pueda estar afectando a tu sueño.

Nadie debería tener que luchar contra la falta de sueño y las muchas consecuencias que conlleva. Si estás luchando por mejorar tu sueño, acude a un especialista del sueño. Tu salud y tu felicidad dependen de ello.

A continuación puedes ver la infografía que recoge el resumen de los datos de sueño de los españoles obtenidos en esta encuesta:

Volver arriba